Cómo limpiar la lechada de baldosas

Ya sea que se trate de baldosas para pisos o baldosas sucias con grasa, espuma de jabón, moho o simplemente suciedad, la limpieza de la lechada requiere dos cosas: un cepillo para lechada y un limpiador adecuado. Un cepillo para lechada es un cepillo pequeño de nailon de cerdas rígidas, disponible en tamaños de mano y mango largo. Puede sustituirlo por un cepillo de dientes en un apuro, pero sus cerdas suelen ser demasiado suaves para hacer mucho bien. En cuanto al limpiador, muchas fórmulas funcionan, así que pruebe diferentes opciones para encontrar el que mejor se adapte a su azulejo. Si bien hay limpiadores de lechada comerciales disponibles, es igual de fácil mezclar una solución con los ingredientes que ya tiene a mano. Tenga en cuenta que el tiempo que tarda en refrescar la lechada aumentará sustancialmente si elige sellar la lechada después de limpiarla.

limpiar la lechada
From: IstockPhoto

Con qué frecuencia limpiar la lechada de baldosas

La lechada de baldosas se debe limpiar siempre que se ensucie o decolore con moho y hongos; la frecuencia dependerá de dónde se encuentre su baldosa y con qué frecuencia se use la superficie. Las paredes con azulejos pueden requerir una limpieza periódica, mientras que las paredes de ducha con azulejos de uso frecuente que están sujetas a mucha humedad y condiciones de humedad constante pueden requerir una limpieza semanal. La mejor regla general: Frote la lechada de baldosas siempre que muestre decoloración, moho o suciedad.

Es mejor probar los limpiadores de lechada en el orden de dureza, comenzando con un limpiador alcalino, luego procediendo con lejía con oxígeno y luego con lejía con cloro, según sea necesario. Siempre es una buena idea volver a sellar la lechada después de una limpieza profunda.

Publicidade

Cómo limpiar la lechada de baldosas con un limpiador alcalino

El Tile Council of America (TCA) recomienda limpiadores alcalinos para eliminar las manchas de la lechada. Los limpiadores alcalinos incluyen Spic and Span , Arm & Hammer Super Wash Soda y los limpiadores líquidos Mr. Clean, entre otros. Estos limpiadores son particularmente buenos para limpiar juntas de lechada sucias y grasosas en la cocina.

 

Mezclar el limpiador

Combine el limpiador con agua en un balde o recipiente grande, como se indica en la etiqueta del paquete. No exceda la cantidad recomendada de limpiador, ya que no mejorará el poder limpiador de la solución.

Aplicar el limpiador

Aplique la solución de limpieza generosamente sobre las líneas de lechada con una esponja, casi como si fuera una pasta. Deje que la solución se asiente y se empape sobre la lechada durante varios minutos.

Publicidade

Frote las líneas de lechada

Con el cepillo para lechada, frote vigorosamente las líneas de lechada hasta que desaparezcan todas las manchas. Notará que el color original de la lechada regresa a medida que friega.

Limpiar la solución

Limpie con esponja cualquier exceso de solución de limpieza, luego aplique agua fresca a las líneas de lechada y loseta para enjuagar cualquier exceso. Pase una esponja por el agua para terminar de limpiar.

 

Secar la superficie

Use una toalla limpia para secar el azulejo y la lechada por completo. Deje que la superficie se seque al aire durante la noche antes de volver a sellar la lechada.

Vuelva a sellar la lechada

Su lechada ahora está limpia como nueva, y debe asegurarse de sellarla para mantenerla así. Es mejor hacerlo antes de usar la superficie nuevamente para que no se arriesgue a introducir humedad en las baldosas o líneas de lechada.

Cómo limpiar la lechada con lejía con cloro

Una forma tradicional de limpiar las líneas de lechada es usar blanqueador de cloro doméstico sin diluir. El blanqueador de cloro doméstico común es una forma efectiva de limpiar la lechada, pero debido a que lo está usando con toda su fuerza, se requiere precaución al usarlo.


  1. Use equipo de seguridad

    Es importante protegerse cuando use blanqueador de cloro sin diluir, incluido el uso de gafas de seguridad, guantes de goma y ropa vieja que no le importe dañar con las manchas de blanqueador. El blanqueador es cáustico para la piel y puede desteñir la ropa .


  2. Ventile su espacio

    Abra las ventanas cercanas para ventilar el área que está limpiando; la lejía  es tóxica y libera vapores nocivos que pueden enfermarlo gravemente en un área confinada. En un baño, hacer funcionar el ventilador de ventilación al mismo tiempo que abre las ventanas proporciona una excelente ventilación.


  3. Frote las líneas de lechada

    Sumerja el cepillo para lechada en el blanqueador puro, aplíquelo a las líneas de lechada y frote vigorosamente para quitar las manchas.


  4. Enjuague el azulejo

    Enjuague bien el azulejo con agua limpia y límpielo con una esponja para eliminar cualquier resto de lejía. Repita este paso. Es fundamental que se elimine todo el blanqueador antes de continuar con el resellado.


  5. Secar las superficies

    Limpie la baldosa y la superficie de la lechada con una toalla limpia y seca, luego deje que la baldosa se seque al aire durante la noche antes de volver a sellar las líneas de lechada.

Si te gustó saber más sobre cómo limpiar la lechada, entonces aquí en el sitio se aprende sobre crochetcorte y costuratricot y bordar.

Publicidade

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.